detectar plaga de chinches

En Granada, todos sabemos a qué se parece una cucaracha: a lo mejor no hemos tenido una plaga de cucarachas en casa, pero hemos visto unas caminar por la calle. Forma parte del entorno mediterráneo y de nuestra realidad cotidiana, ¡de la misma forma que los esquimales conviven con los osos polares!

Pero si preguntamos a alguien: “¿A qué se parecen las chinches de la cama?”, la respuesta ya no es tan clara. Unos dicen que se parecen a los piojos, otros a las pulgas, unos dicen que saltan, otros que vuelan… Nadie sabe muy bien cómo detectar la presencia de la chinche de la cama, porque es una plaga más escondida y que puede confundirse con una plaga de pulgas, por ejemplo. Por lo tanto, nos gustaría compartir unos trucos para detectar una plaga de chinches de la cama.

La primera cosa que nos debe alertar es la siguiente: ¡tenemos marcas rojas y picaduras en la piel! Durante la noche, no paramos de rascarnos la piel, y cuando despertamos por la mañana, tenemos puntitos rojos en diferentes partes del cuerpo. Las chinches de la cama son insectos que se alimentan de la sangre de los mamíferos, y en particular de la sangre de los humanos. Odian la luz, por lo cual salen de noche para nutrirse… O sea, ¡para chupar nuestra sangre! Cuando la plaga está instalada, puede resultar imposible dormir por la cantidad de picadas que sentimos. En unos casos, la picadura de la chinche puede provocar una reacción alérgica como la urticaria.

La segunda cosa en la cual nos tenemos que fijar es en la estructura de la cama. Las chinches se esconden en sitios pequeños, como el colchón y sus costuras, el somier, etc. Las chinches de la cama son insectos muy pequeños, de color marrón y de forma ovalada, que no tienen alas. ¡Son como una lentejitas aplastadas! Ponen huevos en sus escondites, y estos huevos pueden confundirse con el polvo del café. Entonces podemos revisar la estructura de la cama para detectar la presencia de chinches. Si vemos chinches de la cama en estos lugares, es muy probable que también estén presentes en otros sitios de la vivienda.

La tercera cosa que debemos tener en mente es la siguiente: las chinches de la cama son insectos viajeros, que pueden recorrer miles de kilómetros hasta Granada. ¿Nosotros o alguien de nuestra familia ha hecho un viaje en los últimos meses? Muchas veces, los hoteles o albergues tienen una plaga de chinches de la cama, y la traemos a casa de “recuerdo” con nuestra ropa o nuestra maleta (la próxima vez, mejor comprar un magneto en la tienda de recuerdos, ¿verdad?) Los apartamentos de Airbnb también están muy sujetos a esta plaga de insectos, por la cantidad de viajeros que pasan por la vivienda (¡cuestión de estadística!). El problema también puede venir de más cerca: ¿Hemos comprado un cofre de segunda mano muy chulo en un mercadillo de Granada, o una mesita de noche vintage en Wallapop? Todos los muebles de segunda mano pueden estar afectados por una plaga de chinches… ¿Entiendes porque tu vecino tiró la estructura de la cama estilo Luis XV por la calle la semana pasada?

Ahora que sabemos que tenemos una plaga de chinches en casa, podemos llamar a una empresa de fumigación para que nos asesore. En todo caso, el técnico que nos atenderá por teléfono nos hará preguntas para confirmar la presencia de chinches en la casa, resolver nuestras dudas y explicarnos el tratamiento de control de plagas. En efecto, la plaga de chinches es una de las más resistentes y no se puede eliminar con productos de los supermercados. Requiere una fumigación química y el uso de productos profesionales para conseguir resultados efectivos y duraderos.